Overtime para campesinos

Todos los trabajadores agrícolas merecen ser pagados por su trabajo por horas extras. En 1938, cuando la Ley de Normas Laborales Justas (FLSA) estableció estándares federales para el salario mínimo, el pago de horas extras y otras protecciones en el lugar de trabajo, excluyó explícitamente a los trabajadores agrícolas de estos derechos. ¿Por qué? Los legisladores motivados en aquel momento por la segregacion racial no ocultaron su intolerancia, argumentando que a los trabajadores blancos y afroamericanos no se les podía pagar lo mismo y que extender el pago por horas extra a los trabajadores agrícolas llevaría al fin de la discriminación racial.

Excluir a los trabajadores agrícolas del pago de horas extras estuvo mal entonces y está mal ahora. Aunque los trabajadores agrícolas alimentan a la nación, el ingreso medio y mediano de una familia de trabajadores agrícolas varía entre $20,000 y $24,999 al año.

Este año, California se convirtió en el primer estado de la nación en extender el pago de horas extras a los trabajadores agrícolas que trabajan más de 8 horas al día o 40 horas a la semana, sentando un precedente histórico que ahora debe tomarse en todo el país. La ley AB1066 aprobada en California el 2016, elimina la exclusión racista de los trabajadores agrícolas por el pago de horas extras. La victoria, lograda por la Fundación UFW y la Unión de Campesinos (UFW), es el resultado de muchos años de defensa de los derechos laborales de los trabajadores del campo en el estado. Además de California, el estado de Washington también ha adoptado normas sobre horas extras para los trabajadores de las lecherías. Pero si bien se han establecido reglas de horas extras en algunos estados, hay muchos trabajadores agrícolas que todavía no reciben el pago de horas extras en la Unión Americana.

Los trabajadores agrícolas han arriesgado sus vidas no solo durante la pandemia, también en los incendios forestales y durante condiciones climáticas extremas. Sin embargo, muchos campesinos aún no cuentan con derechos igualitarios a otros trabajadores. Los trabajadores agrícolas siempre son esenciales y debemos tratarlos como tales—las protecciones de horas extras continúan muy atrasadas.

¡Déjele saber a sus senadores y representantes que los trabajadores agrícolas merecen el pago de horas extras!

Pongamosle fin a la exclusión racista de los trabajadores agrícolas del pago de horas extras. Es hora que se extienda el pago de horas extras a los trabajadores agrícolas en todo el país.

5 signatures

¿Firmarás?